“La vida de los otros” (Florian Henckel-Donnersmarck).

La historia transcurre en Alemania, durante las últimas décadas de vida de la República Democrática Alemana (la Alemania Oriental Socialista), y muestra, de manera muy cruda, los medios que la STASI -la inteligencia alemana- empleaba para aislar los elementos subversivos del órden socialista. Un reconocido escritor, sospechado de realizar actividades en contra del régimen es vigilado vía micrófonos en su casa y líneas telefónicas intervenidas, permitiéndole al Estado conocer todo lo referente a su vida cotidiana, ya que los hechos se verían plasmados en informes redactados por una persona a quien se le encargaría la labor de escucharlo las 24 horas del día. El asunto trascendental, tiene lugar cuando esta persona, de carácter frío e intransigente, comienza a verse identificado con el sujeto a quien escucha, sensibilizándose con él al oírlo tocar el piano, hablar con aires profundamente idealistas, sufrir por desamores. Es así que, en una controversia moral intrínseca, este hombre probo comienza a cambiar los informes de lo que “Lazlo” (el escritor perseguido) hacía, a fin de evitar su captura y las consecuentes torturas que ésto acarrearía, si se diera_lavidadelosotros.jpgn a conocer los verdaderos hechos.

Pasado el tiempo, ya en 1.989, al caer el muro de Berlín, se instala una oficina en la cual todas las personas que habían sido morigeradas en su privacidad durante los años de la Alemania Oriental podían obtener toda la información que sobre ellos se había obtenido, mostrando a éstos una verdadera historia de sus propias vidas. Imaginen la sorpresa de nuestro escritor cuando, al concurrir a las susodichas, se da cuenta de que alguien, un hombre bueno al que ni siquiera conocía, le había salvado la vida redactando hechos ficticios y firmando cada hoja con sus iniciales (imaginen que si fuera yo, cada hoja finalizaría con las siglas “F.L.B.”). Entonces, impactado, pregunta en las mismas oficinas quién era este “F.L.B.”, y allí le brindan todos sus datos. Así, un día mientras marchaba hacia algún lugar contingente en taxi, lo ve en su bicicleta repartiendo cartas, trabajo que realizaba para aquella época. Y al verlo se queda perplejo, formando una urdimbre de recuerdos en su cabeza y con unas incontrolables ganas de abrazarlo. Entonces…

Bueno, les dejo acá mi narración para evitar contarles toda la película, pero espero que lo que hayan leído los haya motivado para ir a alquilarla y verla, puesto que es una de las mejores películas que vi en los últimos tiempos.

Anuncios

2 Responses to ““La vida de los otros” (Florian Henckel-Donnersmarck).”


  1. 1 ayma agosto 26, 2007 en 11:13 pm

    fran: feliz cumplee! te dejo el saludo como comentario porque se me rompio el celu y perdi todos los numeros! que la pases muy lindo un beso .. ayma =)

  2. 2 Groucho agosto 31, 2007 en 10:09 pm

    Gracias Ayma! Suerte con todo, un besote!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Información personalísima.

Me han llamado y me llamo Francisco Bracalenti. Soy un melómano incurable que, por las cosas de la vida, se terminó dedicando al estudio del Derecho, a no conformarse con lo ordinario y a remar esa estupidez del mundo que, de ninguna forma, podrá arrebatarle su sensualidad. Para aquellos a los que les interesan las categorías del tiempo y el espacio, puedo conformarlos con decirles que al momento de escribir esto (18 de mayo del año 2007) tengo 19 años y que vivo en la periferia: Villa Constitución, provincia de Santa Fe; de la periferia: Argentina.

Blog Stats

  • 66,093 hits

A %d blogueros les gusta esto: