Archive for the 'Política' Category

Frio, te odio.

Inicio o en el caso de que ya exista una, adhiero, a la cadena de deseo de que empiecen a haber días (y noches) calurosos/as!

Anuncios

¿Cómo ganarle al tiempo?

A veces pareciese ser imposible despegarse del tiempo, eso que todo lo marca. Todo segundo es una imágen de tu vida que va a quedar ahí para siempre, que vas a poder volver a ver en tu cabeza siempre que desees y así sentirte bien o mal, orgulloso o avergonzado. Lo inescindible de éste factor implica que algunas veces su presencia acosadora desvirtúe las bondades propias del vivir, por lo que, pregunto, ¿Es posible ganarle al tiempo? ¿O acaso tenemos que conformarnos con su existencia y tratar de adaptarnos a él?

¿Nos caemos o estamos en el pozo hace rato?

Sencillamente, se hace difícil de contestar. Si crecen las reservas, hay inflación; si hay más chicas lindas, son todas operadas; si tenemos más tecnología, nuestros chicos viven encerrados en su “cybermundo” y, a la inversa, si no hay inflación, no tenemos reservas; si no hay chicas operadas, no hay chicas lindas como las de afuera; y si no tenemos tecnología, nuestros chicos no puede desarrollar las habilidades que el mundo de hoy les exige. No se si observan cuál es el punto al que quiero llegar: nuestra idiosincracia ha sido moldeada de forma tal -y esto llevó unos cuantos añitos, sin ahondar demasiado sigue llevando…- que nunca nos conformemos con lo autóctono, lo de acá, y siempre aspiremos a ser como otros, los de allá.

“…pues si de chiquitos se pelean, los devoran los de afuera”

decía Martín Fierro, y como siempre nos caracterizamos por no ser oidores en demasía de lo gauchesco (lo que es bárbaro de perogrullo), porque somos más gringos que gauchos (¿?), y porque nos las sabemos todas, arrancamos con peleas por doquier ya desde la génesis. Y si al leer esto, lo interpretamos como algo del pasado, pongámonos a contar cuántas veces hablamos de “porteños”, “rosarinos”, “jujeños”, en sentido peyorativo.

Veamos algunas de las paremias autodenigratorias axiomáticas que usamos cotidianamente:

  • “…Para ésto hace falta más educación“, sistematicamente señalándonos ignorantes.
  • “…Estos negros de mierda”, ésta viene con canción y todo.
  • “…Este país de mierda“, el opus maximum de nuestras zonceras.

argentina2.gif

En fin, lo dejo acá porque me están apurando mis viejos para ir a Rosario a pasear. El tema da mucho para hablar, espero que se prendan en debate.

Molinos.

El guerrero va, no le importa y va, sólo su valor lo acompaña;
El guerrero está tambaleándose, sólo su convicción lo acompaña.

 Nuevo CD de Sancamaleon titulado “Polenta”

Sobre las elecciones…

Con respecto al domingo, quiero dejarle a los pocos -pero valiosísimos- visitantes de mi blog, una pequeña explicación para ayudarlos a la hora de cumplir con su prístino deber cívico.

En primer lugar, cabe aclarar que la elección es obligatoria, ya que según la nueva ley (la cual derogó a la “ley de lemas”), las internas pasan a ser abiertas (se traslada a la sociedad civil el rol de elector intrapartidario), simultáneas (se realizan las elecciones de todos los partidos y sus correspondientes listas, excluyendo la participación en las del resto de los partidos en caso de votar a uno -si usted vota a alguno de los candidatos radicales, participando de la interna radical, automaticamente queda excluído para participar de la interna peronista o cualesquiera sea-), y obligatorias (no se puede no votar, salvo las excepciones que explaya la ley).

En segundo lugar, cabe distinguir las distintas competencias:

a) gobernador y vicegobernador de la provincia.

b) diputados provinciales (50).

c) senador departamental.

d) intendente municipal.

e) concejales.

En el caso de repetir dentro de su voto alguna competencia o de alguna forma, menoscabar la fácil dilucidación de a quién se está votando (cortar un voto mal o mancharlo), éste quedará automaticamente impugnado, sin significar la impugnación del voto total (sólo de la competencia). Por el contrario, si se votase sólo a algunas competencias, dejando sin su correspondiente voto al resto, esta ausencia se computará como “voto en blanco”. Cualquier votante tiene la facultad de cortar votos para ingresar en su sufragio las competencias de los partidos o listas que se le ocurriese, pudiendo también optar por ingresar un voto entero -sin cortar-, lo cual significaría, en el caso de que el voto tuviera todas las competencias correspondientes, votar todas las competencias del mismo partido y lista. Por último, si lo que se desea es votar integramente en blanco, debe ingresarse el voto sin nada adentro o con tan sólo un papel en blanco.

Espero que les haya sido de ayuda, cualquier duda, déjenme un comentario y trataré de aclararles el tema. Mucha suerte, tomen con la seriedad que se merece a su derecho/deber de votar.

Kirchner y su discurso en el acto del 20 de junio en Rosario.

Si el objetivo del “Proceso de Reorganización Nacional” era eliminar los “elementos subversivos”, parecería que hoy, a 24 años de su derrumbe, sus objetivos se hubieran cumplido eficientemente. Digo esto porque desaparecieron de todo el espectro social -tanto jóven como adulto- las ideologías, las aspiraciones a algo distinto y más justo. Que el capitalismo sea el único modo de regir las relaciones sociales de producción es hoy un axioma, haciendo cada vez más notoria la irreflexión, la falta de involucramiento de los que viven en el archipiélago del bienestar relativo, por sobre toda la miseria y muerte de sus alrededores.

No es casualidad que en el día de la bandera, no se haga alusión a Belgrano como un prócer revolucionario, quien dirigió a los ejércitos de French y Berutti aquel recordado 22 de mayo de 1.810, quien hablaba de la independencia y la protección frente a los monopolios para garantizar a nuestros chicos del futuro bienestar y alegría, quien murió en la pobreza tras una vida más que digna: honorable. Todos los 20 de junio se vuelve a matar a Belgrano, ligándolo a un pedazo de tela y no a sus verdaderas banderas, las que valen la pena, la de la justicia, el patriotismo, la lucha, el cuidado de los niños.

Y hago alusión al discurso de nuestro presidente, ya que, tras sucesivos aplausos efusivos, habló de la construcción de un tren bala y del dragado y calado del río Paraná, pero jamás habló de los chicos que con 9 años están vendiendo revistas en la peatonal Córdoba, de aquellos que lloraron al enterarse de que el comedor se había quedado sin plata para comprar comida porque sólo le daban $2.400 pesos por mes para darle de comer a 300 chicos, aquellos que miran con resentimiento a los que derrochan el dinero que a ellos podría darles de comer en gastos suntuarios.

Se instaló, de forma definitiva, el discurso del capital y sus consecuentes rechazos a las anomalías que son la pobreza, el hambre, la miseria. Estamos condenados al sometimiento a ese discurso único, en la medida en que las cosas sigan así y la sociedad se quede parada mirando como todo sucede.

Kirchner, ¿libertad o libertinaje?

No hace falta hacer una honda búsqueda de información para saber que experimentamos superávit fiscal en éstos tiempos. De hecho, nuestro excelentísimo presidente lo expresa en cuánto tiene su oportunidad, y se engalana con eso. Ahora, de ahí a “estar bien”, hay innumerables kilómetros de recorrido.

Digo esto porque parece haber una cíclica tendencia psicólogica inmersa en el encéfalo de los argentinos, en la cual, cada lapsos repetidos de tiempo, se experimenta bienestar independientemente de lo que haya trans-corporeidad, se cree “estar bien” aún cuando afuera, en la calle, esté todo mal. Así es que, aunque el aludido y su séquito hagan jarana por ese superávit carcaza, tenemos que saber a costas de qué se logra y en qué se invierte. La primera incógnita está a la vista: paro docente por blanqueo de salarios, paro de los profesionales de la salud, impuesto al valor agregado (indirecto, grava al consumidor sin tener en cuenta su situación patrimonial: si sos rico no es nada, si sos pobre, ¡jodete!) en 21%, retenciones a la soja en 27,5%… En fin, un sinfin de coyunturas que poco se asemejan a Robin Hood en su “robo a los ricos para darle a los pobres”. En lo referente a la segunda duda, la distribución de riquezas, el pago de U$D9.000.000 al Fondo Monetario Internacional, la ¡¿importación de aviones para reforzar la fuerza aérea?! (en el mes de marzo, el superávit de la balanza comercial bajó en un 20% debido a ésto), y otros hechos dejan, como de costumbre, la importación de bienes de capital para desarrollar la industria nacional y la cuerda remuneración a los obreros marxisistas (“categoría devenida por su supuesto rol de génesis de riqueza y el narcisismo que ésto les genera…” según nuestros emancipadores capitalistas) para lo póstumo.

¡Sí al Chupa-Chups, sí a las Pringles! ¡Muerte a la paupérrima industria del Tercer Mundo!


Información personalísima.

Me han llamado y me llamo Francisco Bracalenti. Soy un melómano incurable que, por las cosas de la vida, se terminó dedicando al estudio del Derecho, a no conformarse con lo ordinario y a remar esa estupidez del mundo que, de ninguna forma, podrá arrebatarle su sensualidad. Para aquellos a los que les interesan las categorías del tiempo y el espacio, puedo conformarlos con decirles que al momento de escribir esto (18 de mayo del año 2007) tengo 19 años y que vivo en la periferia: Villa Constitución, provincia de Santa Fe; de la periferia: Argentina.

Blog Stats

  • 65,443 hits