Archive Page 2

“La vida de los otros” (Florian Henckel-Donnersmarck).

La historia transcurre en Alemania, durante las últimas décadas de vida de la República Democrática Alemana (la Alemania Oriental Socialista), y muestra, de manera muy cruda, los medios que la STASI -la inteligencia alemana- empleaba para aislar los elementos subversivos del órden socialista. Un reconocido escritor, sospechado de realizar actividades en contra del régimen es vigilado vía micrófonos en su casa y líneas telefónicas intervenidas, permitiéndole al Estado conocer todo lo referente a su vida cotidiana, ya que los hechos se verían plasmados en informes redactados por una persona a quien se le encargaría la labor de escucharlo las 24 horas del día. El asunto trascendental, tiene lugar cuando esta persona, de carácter frío e intransigente, comienza a verse identificado con el sujeto a quien escucha, sensibilizándose con él al oírlo tocar el piano, hablar con aires profundamente idealistas, sufrir por desamores. Es así que, en una controversia moral intrínseca, este hombre probo comienza a cambiar los informes de lo que “Lazlo” (el escritor perseguido) hacía, a fin de evitar su captura y las consecuentes torturas que ésto acarrearía, si se diera_lavidadelosotros.jpgn a conocer los verdaderos hechos.

Pasado el tiempo, ya en 1.989, al caer el muro de Berlín, se instala una oficina en la cual todas las personas que habían sido morigeradas en su privacidad durante los años de la Alemania Oriental podían obtener toda la información que sobre ellos se había obtenido, mostrando a éstos una verdadera historia de sus propias vidas. Imaginen la sorpresa de nuestro escritor cuando, al concurrir a las susodichas, se da cuenta de que alguien, un hombre bueno al que ni siquiera conocía, le había salvado la vida redactando hechos ficticios y firmando cada hoja con sus iniciales (imaginen que si fuera yo, cada hoja finalizaría con las siglas “F.L.B.”). Entonces, impactado, pregunta en las mismas oficinas quién era este “F.L.B.”, y allí le brindan todos sus datos. Así, un día mientras marchaba hacia algún lugar contingente en taxi, lo ve en su bicicleta repartiendo cartas, trabajo que realizaba para aquella época. Y al verlo se queda perplejo, formando una urdimbre de recuerdos en su cabeza y con unas incontrolables ganas de abrazarlo. Entonces…

Bueno, les dejo acá mi narración para evitar contarles toda la película, pero espero que lo que hayan leído los haya motivado para ir a alquilarla y verla, puesto que es una de las mejores películas que vi en los últimos tiempos.

¿Nos caemos o estamos en el pozo hace rato?

Sencillamente, se hace difícil de contestar. Si crecen las reservas, hay inflación; si hay más chicas lindas, son todas operadas; si tenemos más tecnología, nuestros chicos viven encerrados en su “cybermundo” y, a la inversa, si no hay inflación, no tenemos reservas; si no hay chicas operadas, no hay chicas lindas como las de afuera; y si no tenemos tecnología, nuestros chicos no puede desarrollar las habilidades que el mundo de hoy les exige. No se si observan cuál es el punto al que quiero llegar: nuestra idiosincracia ha sido moldeada de forma tal -y esto llevó unos cuantos añitos, sin ahondar demasiado sigue llevando…- que nunca nos conformemos con lo autóctono, lo de acá, y siempre aspiremos a ser como otros, los de allá.

“…pues si de chiquitos se pelean, los devoran los de afuera”

decía Martín Fierro, y como siempre nos caracterizamos por no ser oidores en demasía de lo gauchesco (lo que es bárbaro de perogrullo), porque somos más gringos que gauchos (¿?), y porque nos las sabemos todas, arrancamos con peleas por doquier ya desde la génesis. Y si al leer esto, lo interpretamos como algo del pasado, pongámonos a contar cuántas veces hablamos de “porteños”, “rosarinos”, “jujeños”, en sentido peyorativo.

Veamos algunas de las paremias autodenigratorias axiomáticas que usamos cotidianamente:

  • “…Para ésto hace falta más educación“, sistematicamente señalándonos ignorantes.
  • “…Estos negros de mierda”, ésta viene con canción y todo.
  • “…Este país de mierda“, el opus maximum de nuestras zonceras.

argentina2.gif

En fin, lo dejo acá porque me están apurando mis viejos para ir a Rosario a pasear. El tema da mucho para hablar, espero que se prendan en debate.

Yo, versión “Simpsons”.

Acá les dejo la página donde se lo pueden hacer (es en la sección “Simpsonize me“).

your_image.png

(Observen la cara de delincuente, juaz)

De vez en cuando detenernos, mirar alrededor, y disfrutar de la belleza y sabiduría.

delivery-flores-rosa-linda.jpg

Hoy venía en el cole, y mientras miraba por la ventana y pensaba acerca de cualquier cosa que me pasaba por la cabeza -actividad que amo hacer, si me encuentran en un colectivo lo más probable es que no los vea por estar mirando para afuera- se me ocurrió rever todo lo que constantemente veo. Por ejemplo, los pájaros. De tanto verlos, de tanto tenerlos constantemente a nuestro alrededor, se convierten en simples cosas que andan por ahí a las cuales ni siquiera le prestamos atención. A ellos no les importa, pues siguen cantando y así alegrando y embelleciendo “nuestro” (somos tan egoístas) mundo. Los árboles. Ellos nos purifican el aire, nos adornan nuestros paisajes, nos acompañan durante largo tiempo -usualmente ellos están en nuestros lugares más tigatito1.jpgempo del que nosotros estamos- y nosotros los talamos para ensanchar calles, obtener espacio para construir cosas y obtener madera. A ellos no les importa, pues, en lugar de enojarse, se apiadan y siguen viviendo por y para nosotros. También hay flores (que nosotros cortamos, verbigracia, matamos, simplemente para comercializar), perros, gatos, ríos, mares, y un sinfín más de estas palabras que dejamos pasar sin vislumbrar todo los que nos dan, y nosotros despreciamos como también despreciamos a nuestros pares.

El sexo femenino.

Qué le pasa al grueso de las mujeres? Basta con salir a un bar o boliche en algún día del fin de semana para darse cuenta lo “fáciles”, valga la desviación de la palabra, que son. Borrachas, absolutamente deshinibidas, atrevidas en demasía, se te presentan sin un mínimo resquicio de intriga, misterio. Sinceramente, se los digo, están dilapidando su más preciada fortuna histórica, la seducción, yendo a encarar a hombres con la más frontal indiscreción y sin siquiera poder hilvanar sucesiones de oraciones coherentes. Una lástima, si supieran lo importante que son para nosotros los hombres…

Llamado a la solidaridad: ayudemos a un tipazo.

Transcribo un mail que me llegó:

Hola amigos:
Les pido que pasen a todos por e-mail este pedido de oraciones
para un amigo ‘José Silva’ (el dueño de la librería Mafalda) que padece de
leucemia crónica linfoblástica agudizada, está internado desde la semana
pasada en el sanatorio Parque de Rosario y tiene para un mes como mínimo.
El otro pedido es que necesita tres dadores varones de sangre grupo O
positivo, en realidad es para donar plaquetas y el procedimiento no es tan
sencillo y se requiere comprometerse porque será requerido en cualquier
momento (y quizás en reiteradas ocaciones) que se lo llame, es decir debe
tenerlo claro antes. A quienes le conste que tienen venas finas no son
aptos, a mí me rechazaron por esto. Debido a estas razones se les hace
difícil conseguir gente dispuesta, sólo necesita tres personas en caracter
de urgencia y todavía no encontraron.
Si alguien estaría
dispuesto (Miguel, por favor fijáte si en Rosario hay
posibilidades con el grupo de voluntariado) se comunicancon Adrián Gomez
por e-mail o cel. 03400/15658394 o también con Andrea (la mujer de José)
03400/15415464. Bueno, gracias a todos.
Adrián

Creo que muchos de los villenses que transitamos la blogósfera nos habremos cruzado alguna vez en nuestras vidas con este hombre, instancia suficiente como para darnos cuenta del gran tipo que es, de su bondad y esfuerzo constante. Transformemos un pequeño “algo” nuestro en un gran “todo” ajeno.

Insulsa.

Venís caminando así tan altanera
y me repugnas, sos tan insulsa
pareces haber salido de mi televisor
no tienes aura, eres supérflua
y aún así… sacás tu lengua
cuando te digo todas estas cosas
creyéndote más que yo,
sos como todos, y no sos nada.

Destruyendo la espontaneidad,
tu vida se degenera
te digo ésto en mi mente hoy,
luego de verte, y darme cuenta,
que tu sensualidad viene en serie
y las curvas de tu cuerpo se disuelven
en noches sin sabor.


Información personalísima.

Me han llamado y me llamo Francisco Bracalenti. Soy un melómano incurable que, por las cosas de la vida, se terminó dedicando al estudio del Derecho, a no conformarse con lo ordinario y a remar esa estupidez del mundo que, de ninguna forma, podrá arrebatarle su sensualidad. Para aquellos a los que les interesan las categorías del tiempo y el espacio, puedo conformarlos con decirles que al momento de escribir esto (18 de mayo del año 2007) tengo 19 años y que vivo en la periferia: Villa Constitución, provincia de Santa Fe; de la periferia: Argentina.

Blog Stats

  • 62,967 hits